Alaguero > Reflexiones sobre el "Madrid Arena"

Reflexiones sobre el "Madrid Arena"

2/11/2012

Toda España ha estado estos dos últimos días sobresaltada y aturdida, amén de dolorida  por las muertes de estas niñas, ocurrida en el Madrid Arena.

A decir verdad, cualquiera de nosotros podríamos ser los padres de estas jóvenes y, es por ello, que comprendemos el dolor tan intenso que deben sentir en estos momentos todos sus familiares. Solo nos queda estar a su lado y compartir, dentro de nuestras posibilidades, tanto dolor.  Casi siempre, tienen que pasar estos desastres para que nos pongamos a pensar y meditar qué es lo que está pasando en esta sociedad para que ocurran semejantes dislates.

Partiendo de la base de que las víctimas, en principio no son culpables y que la justicia debe esclarecer todo cuanto ha pasado, no obstante podemos sacar unas conclusiones que nos permitan meditar sobre estos hechos y, de esta forma, poner las bases para que en el futuro no vuelvan a ocurrir. Este cúmulo de conclusiones, podrían pasar por las siguientes meditaciones:

1) El afán desmesurado de enriquecimiento de algunos miembros de la sociedad que no les importan lo más mínimo los medios para conseguirlo: aprovechamiento de eventos como el que hace al caso, con entradas de multitudes difíciles de controlar por los pocos medios que se ponen para ello (forma parte del enriquecimiento), venta de calidades de alcohol que no se inspecciona, entradas de menores que no se evitan, ruidos ensordecedores que eliminan la comunicación entre estos jóvenes, etc. etc. etc.

2) Los adultos y, más concretamente los padres, hemos ido creando esta forma de comportamiento juvenil al hacer desestimiento de nuestras obligaciones como padres.

3) La sociedad que, a través de los políticos que tenemos, hemos destruido poco a poco la función social de la familia, por lo que, estos jóvenes, en muchísimos casos, están en la práctica abandonados a su suerte en sus ocios. No olvidemos que, la mayoría de estos jóvenes, son hijos de familas desestructuradas (separaciones y divorcios de los padres) que facilitan la huida, siempre que pueden, del entorno familiar. En mi profesión jurídica, podría poner multitud de casos en que, esas familas rotas, influyen muy negativamente en la formación de estos chicos al tener los mismos una disociación madre/padre: lo que uno de los progenitores cree conveniente, el otro lo destruye por el simple argumento de venir de su "ex".

4) En mis reuniones con jóvenes en lugares de ocio (discotecas), he observado, con verdadera pena, que no se comunican. Los chicos están por un lado y las chicas por otro. No existe el afán de la búsqueda de amistad existente en otras épocas, porque los padres y los servicios públicos no hemos contribuido a ello.

5) Esta sociedad joven, solo encuentra su momento de olvido en estas macrofiestas con ruidos y suciedad, botellones de fin de semana, odiando otras muchas formas de complacencia que, los padres y sociedad, no hemos sabido inculcarles, tales como la lectura, la salida con buenas amistades que enriquecen, etc.

RESUMIENDO: Con este fatal desenlace del Madrid Arena, entonemos  el "mea culpa" todos cuantos tenemos algún tipo de responsabilidad en la educación y conducción de todos estos jóvenes. La solución no es prohibir, sino educar previamente en verdaderos valores.

Que Dios, para los creyentes, tenga en su gloria a estas niñas que se nos han ido antes de tiempo.

Comentarios

Formulario de contacto

Todos los campos son requeridos

Localización

Por aquí es por donde ando normalmente...